25 diciembre 2012

NAVIDAD



Jon Sobrino*

Es cosa buena celebrar la vida que comienza. Aun con todas las dudas que plantea al recién nacido y a la comunidad que lo acoge, la alegría está justificada. De ahí, la intuición certera de rodear de celebraciones el nacimiento de Jesús en la liturgia y en la vida real. Y por cierto, dicho con humor, por mucho que se empeñen los liturgistas, el nacimiento de Jesús es una fiesta más "naturalmente" alegre que su resurrección. Y es que la "resurrección" es plenitud de vida más allá de la historia, pero nadie la ha experimentado. La "navidad", sin embargo, es, desde siempre, vida y ternura -dolor también a veces- que todos hemos experimentado.

Por eso el que a un tal José y a una tal María les naciera un niño no necesita explicación, provoca alegría y mueve a la celebración. Es el eterno milagro de la vida. Nace un ser humano, abierto a amar y a pensar, a comprometerse y a crear, a sufrir y a gozar. Aunque también será tentado a cerrarse en sí mismo, y a renegar de lo humano. Todos entendemos esto.

Celebrar navidad, celebrar la vida un 24 de diciembre debiera ser, pues, cosa fácil, pero no lo es sin más. Los seres humanos podemos estropearlo todo, aun lo más profundo y bello, y lo hacemos. Dos cosas estropean la navidad en nuestros días.

La primera es -como siempre- el dinero. El consumismo nos pone en el centro de la navidad el dinero, y eso genera un dinamismo que a lo largo de la historia ha ido cambiando las formas de celebración hasta degenerarlas. Ahora veneramos a un Santa Claus -bonachón, vendedor de ilusiones infantiles, todo hay que decirlo, que alguna necesidad llena-, pero al servicio del dinero. Queda para los templos, y algunos hogares, recordar una tradición más ancestral y más humana: el nacimiento, bella idea que se le ocurrió a Francisco de Asís, enamorado de lo humano y de la ternura primordial de la vida. Hoy, para el pobre José, la pobre María y el pobre Jesús no hay lugar en los supermercados. No sabrían qué hacer en ellos, pues, en definitiva, respiran negocio, ambición del dinero -y eso creó el consumismo. Y los supermercados tampoco sabrían que hacer con ellos, pues no son símbolos que venden, no son buenos para el marketing. Y dígase algo parecido de la belleza de un árbol, su verde color, la esbeltez de su figura, atraen, pero han acabado convertidos -y a buen precio- en estante para regalos, lo que no es una idea mala, pero sin llegar a los extremos actuales.

La segunda es más grave: la crueldad humana que perdura en navidad. Es la anti-navidad. En estos años se anuncia la existencia de 42 millones de enfermos de sida -el 60% en África subsahariana, de los cuales el 75% son mujeres- y solamente el 7% tiene acceso a tratamiento. Y nada se diga de la cruel hipocresía del árbol que se enciende en la Casa Blanca. Qué nobles sentimientos evocará, a qué nobles pensamientos dirigirá las mentes cuando en Irak han muerto decenas de miles de personas es pregunta más que cínica. No es fácil celebrar navidad. Lo dijo Monseñor Romero, en palabras memorables, en la última navidad que celebró:

Es hora de mirar hoy al Niño Jesús no en las imágenes bonitas de nuestros pesebres. Hay que buscarlo entre los niños desnutridos que se han acostado esta noche sin tener que comer, entre los pobrecitos vendedores de periódicos que dormirán arropados de diarios allá en los portales. Entre el pobrecito lustrador que tal vez se ha ganado lo necesario para llevar un regalito a su mamá o, quién sabe, el vendedor de periódicos que no logró vender los periódicos y recibirá una tremenda reprimenda de su padrastro o madrastra. ¡Qué triste es la historia de nuestros niños! Todo eso lo asume Jesús esta noche! (24 de diciembre, 1979).

Y si ese niño llegó a ser el Jesús de Nazaret que recorrió Galilea y terminó mal en Jerusalén, ¿hace eso más fácil o más difícil celebrar la navidad? Aquí el problema es más hondo, pues, sepámoslo o no, encontrarnos con ese Jesús, es enfrentarnos con nosotros mismos, qué somos, qué queremos ser, qué debemos ser -preguntas esenciales ciertamente para un creyente. Y para todo el mundo. Si navidad es la aparición de lo humano de Jesús, de lo verdaderamente humano, significa enfrentarnos a nuestro mundo con honradez, alegrarnos con sencillez de lo bueno que tenemos y avergonzarnos sin disimulo de los males que hacemos. Jesús nos confronta con nosotros mismos. ¿Es eso fácil o difícil?

Quedemos, en esta reflexión, en que la navidad es difícil y fácil. En elegir una u otra cosa está en juego nuestra fe. Con o sin lucecitas, con o sin cohetes, con o sin una buena comida -y ojalá haya luces, cohetes y comida para los pobres, y ojalá no haya exceso de carnes y licores extranjeros para los ricos- tenemos que elegir entre el gozo o el miedo que trae Jesús. En el fondo entre el gozo o el miedo que nos da ser seres humanos.

Algunos ni siquiera piensan en eso, con lo cual ya han elegido. Navidad formaría parte de la cadena de la rutina de entretenimientos con que se puede uno alejar de sí mismo y de la realidad, con que se puede superar el horror vacui, que decían los antiguos, el miedo a la soledad, al vacío. Eso es huir para que nada se nos acerque en serio, aunque el precio a pagar es vivir en lo vacío e irreal.

Para otros es la celebración de la aparición de la bondad en nuestro mundo, "Ha aparecido la benignidad de Dios entre nosotros", dice la liturgia de estos días. "Así de humano sólo puede ser Dios", dice Leonardo Boff.

¿Es fácil o es difícil celebrar la navidad? Mucho depende de nosotros.

*Teólogo de la liberación de El Salvador

21 diciembre 2012

LO FUNDAMENTAL: LUCHAR CONTRA EL FUNDAMENTALISMO (+)


La campaña CONTRA LOS FUNDAMENTALISMOS, LO FUNDAMENTAL ES LA GENTE quiere amplificar las voces que se oponen con firmeza a las prácticas, discursos y representaciones sociales discriminatorias, sometiendo a las personas a situaciones de opresión o vulnerabilidad. Creemos en la posibilidad de construir, en el campo simbólico y en el campo político, una dimensión de seres humanos y de sujetos, sean mujeres u hombres, en el que esas prácticas se tornen imposibles.

EN EL NOMBRE DE DIOS

El fundamentalismo religioso está presente en diferentes doctrinas. En la tradición guerrera de los hijos de Abraham - judios, cristianos y musulmanos – las vertientes fundamentalistas se sustentan en la convicción tribal de ser, cada una de ellas, el pueblo escogido, que recibió la revelación del único y verdadero Dios. Son vertientes que arrean a sus 'rebaños' disciplinándolos para que resistan cualquier transformación, so pena de recibir como castigo el dolor y el sufrimiento.

El fundamentalismo judio persigue la meta de construir el Estado de Israel del tamaño que se anuncia en la Bíblia Hebraica. El fundamentalismo islámico quiere hacer de las enseñanzas del Corán la única forma de vida, de moral, de política y de organización del Estado entre los islámicos de todo el mundo. La evangelización católica justificó, en la colonización de América, la dominación de millones de seres humanos en sus proprias tierras, destruyendo vidas y culturas. Fue con argumentos apoyados en 'bases divinas' que la ideologia racista usurpó, de los pueblos indígenas y africanos, su condición humana.

La violencia 'bendecida por la divinidad' promueve el asesinato de mujeres musulmanas en Irán, Argelia, Somália, Paquistán, Bangladesh, Curdistán y Afganistán, por los motivos mas absurdos, reales o imaginarios. En este caldo de autoritarismo persiste, en pleno siglo XXI y en diferentes regiones de África, Ásia y Cercano Oriente, la práctica de la mutilación genital femenina.

En las Américas, la ofensiva fundamentalista católica para el control de la sexualidad femenina parece seguir, todavía hoy, las orientaciones del Malleus Maleficarum, que hace mas de 500 años 'previno' a los inquisidores sobre la necesidad de mantener este control estricto, sin el que la "humanidad" estaría sujeta a todo tipo de males. En América Latina y en tantas otras regiones del mundo, el asesinato de mujeres por hombres bajo el alegato de "legítima defensa de la honra" aun es legitimado o tolerado. Los fundamentalistas católicos amenazan y golpean a mujeres que recurren a abortos legales en los Estados Unidos.

Independientemente de los objetivos de cada fundamentalismo, una cosa es cierta: hay un punto de convergencia entre todos ellos: todos quieren dominar , controlar, sujetar violentamente los cuerpos, las sexualidades, las subjetividades, las vidas de las mujeres.

Por casi todo pueden declarar una guerra o promover un acto de terror de dimensiones catastróficas como fue el ataque al World Trade Center. Pero no importa de dónde vengan, si de la Casa Blanca, de las mezquitas azules, de alguna catedral o sinagoga, los fundamentalistas invariablemente se encuentran para imponerr su verdad única, su única voz sobre todas las voces y para intentar destituir a las mujeres de sus derechos humanos, de su derecho al placer, a ejercer libremente su sexualidad, a decidir por un aborto, o a ocupar un espacio de poder.

EN EL NOMBRE DEL MERCADO

El Mercado es una especie de divindad contemporánea, que ocupa el lugar del Dios único y de la verdad absoluta, inherentes a todos los fundamentalismos. En nombre de esa verdad absoluta, los hombres que gobiernan, a ejemplo de los demás, producen conflictos innegociables y promueven la guerra, la violencia, la exclusión, la discriminación, el individualismo y la destruición de la naturaleza.

Los seguidores dal Mercado también rezan por una Biblia: adoptan una vertiente de 'tradición' capitalista con perfil de pensamento único. También en la lógica del Mercado existen los elegidos. Estos son machos, blancos, originalmente - pero no exclusivamente - occidentales del norte y formalmente heterosesuales. El Mercado se sirve del sexismo, del racismo y de la etnicización de la fuerza de trabajo. Utiliza ideologías discriminatorias, profundamente introyectadas por sectores significativos de la población del planeta, para saciar su voracidad por la ampliación de los lucros y mantener sus hegemonías. También en el Mercado hay una concentración de esfuerzos para controlar la sexualidad humana, en especial la de las mujeres.

El Presidente de la mayor potencia capitalista del mundo, George W. Bush, electo con el apoyo de grupos religiosos fundamentalistas, está para el fundamentalismo del Mercado, como algunos mulhás y arzobispos están para los fundamentalismos musulmanos o católicos. Uno de los grandes temas de su campaña electoral fue la prohibición del aborto. Apenas asumió la presidencia Bush firmó la Ley Mordaza, prohibiendo que los recursos gubernamentales destinados a la cooperación internacional, fuesen destinados a programas de salud reproductiva que trataran la cuestión del aborto, aunque más no fuera porque ofrecían información sobre el tema a las mujeres.

RELIGIOSO O DE MERCADO, LOS FUNDAMENTALISMOS SE ASEMEJAN

Es curioso constatar que los gobiernos de los Estados Unidos y de Afganistán fueron los únicos que hasta hoy no firmaron la Convención de las Naciones Unidas para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer – CEDAW. Curiosamente también, en la ONU, cuando el tema en cuestión son los derechos sexuales y reproductivos, el Gobierno de George W. Bush comienza a hacer alianzas con los países musulmanos y con el Vaticano.

La capacidad de dominación del fundamentalismo de Mercado toma dimensiones impresionantes dado su casamiento indisoluble con los poderes de los Estados y con instituciones globales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio. Pero los amplios y nefastos efectos que ese tipo de unión promueve son viejos conocidos. La tortura y el asesinato de las mujeres en las hogueras de la Santa Inquisición no hubieran tomado proporción de matanza , sin la alianza duradera de la Iglesia Católica con la nobleza. La esclavitud de los pueblos de origen africano y el genocidio de los pueblos indígenas en el Nuevo Mundo, tampoco hubieran sido posibles sin la unión inquebrantable de la Iglesia con los poderes imperiales.

La intransigencia y la imposición de ideas son reglas comunes a los fundamentalismos. Como los religiosos, el fundamentalismo de Mercado también suprime los espacios de expresión de las divergencias, evitando el debate democrático. A la sociedad, le queda la alternativa de estar con él, y sensible a sus humores inconstantes, o contra él, sometida a su ira feroz y asesina. Intimidados ante esta ira, muchos gobiernos ya se convirtieron o bajaron la cabeza, en un ritual conocido como entreguismo.


LO FUNDAMENTAL ES LA GENTE


A lo largo de la historia de la humanidad, la violencia impuesta por diferentes expresiones del fundamentalismo va dejando heridas abiertas. El remedio de nuevas guerras no ha cicatrizado esas marcas, al contrario, ha producido sociedades todavía más atemorizadas, sufridas, enfermas y mutiladas.

No son nuevas las fuerzas que mueven los motores de la injusticia y de la guerra que hoy funcionan a pleno vapor en varias partes del planeta Tierra. Pero es necesario que sean nuevas las miradas sobre ellas, para que podamos comprender su engranaje y percibir cuál es el combustible que las alimenta.

Uno de los elementos vitales para que los fundamentalismos sobrevivieran y/o resucitasen es la existencia de condiciones propicias a la aceptación de la dominación. Por eso, es preciso deshacer los condicionamientos que nos llevan a aceptar –desde las relaciones más íntimas hasta aquellas que se desarrollan en la esfera pública- como natural el dominio por la coerción, que se funda en la relación más elemental entre los seres humanos, basada en la sujeción de la mujer por el hombre.

Es necesario reconocer el androcentrismo y el etnocentrismo presentes en tantos proyectos y prácticas políticas que garantizan supremacías. Reconocer que el vocablo "universal" y sus bases políticas de igualdad de derechos, se erige sobre cimientos blancos, masculinos, occidentales, y heterosexuales, y sobre la incapacidad para el diálogo, la negociación y la

inclusión. Esto significa cuestionar estos paradigmas, sustentando el desafío de construir alternativas radicales para enfrentar los innumerables conflictos, inclusive entre civilizaciones y culturas. Se trata de un proceso constante de vigilancia y autocrítica, orientado por la ética de los derechos humanos y por los valores democráticos para edificar la verdadera solidaridad.

Es necesario denunciar cualquier expresión del fundamentalismo, en cualquier parte, y combatir "el pequeño e indeseable fundamentalista" que persiste en cada uno y cada una de nosotras. Los fundamentalismos sólo pueden ser superados con la transformación de los individuos, de los ciudadanos y ciudadanas, de los sujetos políticos. Esto significa limpiar el terreno y sembrar el campo para que puedan germinar relaciones políticas y económicas igualitarias, ecuánimes, solidarias y éticas. Cuidar para que fructifique una sociedad más motivadora y excitante, donde las diversidades sexuales, raciales, religiosas, étnicas y de todo tipo, puedan de hecho ser valoradas.

Más que esto, los seres humanos quieren y necesitan concretar relaciones íntimas, verdaderamente afectivas y placenteras, igualitarias, basadas en el respeto, en el cuidado y en la confianza mutua.

Es necesario que la construcción de la ciudadanía global sea alimentada por la posibilidad de imaginar un futuro donde todas las personas tengan futuro. En este nuevo milenio, la humanidad debe ser capaz de construir espacios colectivos para que las diversas identidades participen de la construcción de un "nosotros" inclusivo, plural, cambiante, y no exento de conflicto. Esta es la dimensión básica de una tarea política alternativa.

(+) EXTRAÍDO CON PERMISO DE LA RECOMENDABLE PÁGINA:

http://mujeresdelsur-afm.org.uy/

17 diciembre 2012

pacifismo militante


Salmo 85

10 La misericordia y la verdad se encontraron;
La justicia y la paz se besaron.
11 La verdad brotará de la tierra,
Y la justicia mirará desde los cielos.
12 Jehová dará también el bien,
Y nuestra tierra dará su fruto.
13 La justicia irá delante de él,
Y sus pasos nos pondrá por camino.

 

 

 

Conociendo la definición invertida de la palabra pacifista sería bueno replantearse esta doctrina. ¿Somos realmente pacifistas? ¿Qué entiende el mundo por pacifismo? ¿Cuándo nos proclamamos pacifistas, nos estamos comparando con Obama o con la Unión Europea? ¿Era Jesús un pacifista de acuerdo a los criterios de la actualidad?

Pacifista es aquel que defiende la paz existente; lo que en una época llamábamos el “status quo” pacificador es aquel que viendo el conflicto lucha activamente por recuperar la paz. Ahora bien, la paz no es la ausencia de conflictos. La paz, nos dice la Biblia es fruto de la justicia. Un pacifista estaría contento al ver que no hay guerras. Podrá haber hambre y desigualdad, pero no hay guerras. Sabemos que eso no es paz verdadera sino manifestación de opresión.

La paz es otra cosa, no es ausencia de violencia sino fruto de la justicia. Donde no hay justicia no hay paz. Defender la paz sin justicia es defender la violencia disfrazada, es ser parte de la violencia, es jugar del lado del opresor.

El pacificador busca la justicia aunque en ello haya lucha porque mientras la justicia y la paz no se besen no habrá ni paz ni justicia.

Todavía se oyen voces que dicen: “en la época de facto se podía salir a la calle tranquilo”. Y es en parte cierto, si uno no se comprometía y miraba para otro lado cuando se presentaba la injusticia, la violencia, los asesinatos, el hambre, la miseria, la corrupción, podía salir a la calle al menos semitranquilo. Pero soportar el pecado para tener apariencia de paz en nuestra vida es el camino de pecado que conduce a la violencia.

La verdadera paz es novia de la justicia, el verdadero pacificador es un militante de la justicia aunque ello genere violencia.

29 noviembre 2012

Dios ama al pecador pero odia el pecado

Los fundamentalistas odian a lo que consideran pecado y a quienes consideran pecadores
 
 
 
 
gracias simplemente Pablo Borde
 

01 noviembre 2012

SE APROBÓ EN ARGENTINA EL VOTO DESDE LOS 16 AÑOS. ¿ESTÁN LOS POLÍTICOS PREOCUPADOS POR LA INCERSIÓN DE LOS JÓVENES?
UN HOMENAJE A LA CÀMPORA DE PORCHETO:





24 octubre 2012

CEGLA

los hermanos Cristianos Evangélicos Gay y Lesbianas me enviaron un artículo digno de ser publicado para su consideración. Ahí va:


GUIA BREVE SOBRE HOMOSEXUALIDAD

 

PARTE 1

 

Términos y Definiciones Básicas

 

¿Que es la Orientación Sexual?

Es la atracción emocional, romántica, sexual o afectiva que un individuo experimenta  hacia otra persona.  Cuando esa atracción se inclina hacia personas del mismo sexo, se denomina homosexual.  La orientación sexual no debe confundirse con otros aspectos de la sexualidad humana tales  como el sexo  biológico (varón, mujer)  o  la identidad de género  (la identidad psicológica que la persona tiene con su  sexo biológico masculino o femenino).

 

¿Que factores  determinan la orientación homosexual? 

Estudios  científicos coinciden  en que la orientación homosexual es el resultado de una compleja interacción de factores ambientales, cognitivos y biológicos.  Hoy sabemos que la orientación sexual se establece a partir de una temprana edad.  Existe una creciente evidencia en cuanto a factores innatos genéticos, químicos y hormonales que juegan un papel importante en la sexualidad de las personas.

 

¿Podemos elegir nuestra orientación sexual?

Los seres humanos no pueden elegir su orientación sexual.  La orientación sexual emerge a partir de  la temprana adolescencia sin que haya habido necesariamente ninguna experiencia sexual previa. El joven simplemente descubre cual es el objeto de su atracción emocional, romántica y sexual sin que medie su voluntad de elección.  Algunas personas suelen hablar de la homosexualidad utilizando  expresiones tales  como “opción sexual” o “elección sexual” lo cual  se presta a confusión ya que como dijimos la orientación sexual no es ni una opción ni una elección.   

 

¿La homosexualidad   es una enfermedad o  un problema emocional?.

Tanto psicólogos como numerosas organizaciones  de la  salud mental coinciden en que la homosexualidad no es una enfermedad o  desorden mental ni un problema emocional.  Alrededor de un siglo  de investigación  científica ha demostrado  que la homosexualidad no esta asociada con ninguna clase de desorden mental, emocional ni  problema social.

 

En el año 1973 la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) retiró la homosexualidad de su lista oficial de desórdenes mentales y emocionales.  Posteriormente  le siguieron otras organizaciones científicas médicas como la Asociación de Psicólogos Americanos y la  Organización Mundial de la Salud.

 
 

¿Se puede cambiar la Orientación Sexual?  

Aunque la mayoría de las personas homosexuales están contentas con su  sexualidad, algunos pueden querer cambiar su orientación sexual  como resultado  de las presiones sociales, familiares o religiosas a las que están expuestos en su diario vivir.  Sin embargo como  la  orientación sexual no es una enfermedad tampoco requiere tratamiento ni   puede ser modificada por más empeño que se ponga.

 

¿Y qué de las denominadas  terapias religiosas  “de conversión”[1] que prometen a gays y lesbianas  dejar de ser homosexuales?.

Si bien se escuchan algunos testimonios de personas que supuestamente han sido “cambiadas”, un estudio pormenorizado de cada uno de  esos casos  pone en  duda   la validez de los mismos.  Prácticamente todos provienen de organizaciones que sustentan una perspectiva ideológica que condena la homosexualidad  y sus reclamos son pobremente documentados sin seguimientos de los resultados  y sin utilizar métodos de validación científica.  Se trata de personas que por un tiempo han logrado reprimir sus sentimientos homosexuales adoptando  la  conducta exterior  de una  persona heterosexual. Sin embargo la realidad pone de manifiesto  que la atracción emocional  y sexual  de estas personas permanece inalterada.

 

La APA está muy preocupada por tales terapias, particularmente por el daño potencial que producen en los pacientes, pues aquellos/as que se acercan en busca de ayuda para cambiar, terminan frustrados y desesperanzados y sin animarse a confesarlo a sus terapeutas que suelen culpar al paciente por una supuesta falta de fe y empeño en cambiar.

 

 

¿Es cierto que las personas homosexuales son promiscuas?

La promiscuidad  tiene que ver con ciertos  aspectos de la conducta humana  pero no  tiene relación directa   con la orientación sexual. Muchos  homosexuales que se sienten obligados a ocultar su sexualidad suelen terminar llevando estilos de  vida que   fomentan  conductas promiscuas y autodestructivas. Es cierto además  que  ningún grupo marginado, estigmatizado y menospreciado raramente puede sostener un elevado nivel de conducta moral. Sin embardo la experiencia nos muestra que existen numerosas personas homosexuales que llevan vidas muy sanas, muchas de ellas formando   parejas estables, duraderas  y comprometidas.   

 
 

PARTE 2

 

La Biblia Frente a la homosexualidad

 

¿Realmente la Biblia condena la homosexualidad?

 

Las escrituras no pueden condenar algo que desconocen.  Los  conceptos de homosexualidad y de orientación sexual surgieron hace apenas  un siglo y   su apropiada comprensión ha llevado bastante tiempo.

Lo que la Biblia desaprueba son ciertas “conductas” sexuales entre varones características de la época en que los textos  fueron escritos, las cuales tienen como denominador común actos de abuso, violencia, explotación, comercio sexual   y  opresión a menudo mezclados con la idolatría.

Aun así éste no es un  tema de mayor  interés para las Escrituras: solamente encontramos dos versículos  en el libro de Levítico y  tres en el Nuevo Testamento y en ningún caso se lo  aborda o se lo explica en forma exhautiva como tópico de discusión.

 

 

¿Que es entonces  lo que  se condena en Levítico 18:22 y 20:13?

 

Estos versículos son  los únicos mandamientos de todo el Antiguo Testamento que desaprueban conductas sexuales entre varones libres israelitas.  Muchos estudiosos coinciden en afirmar que sólo contemplan la penetración sexual de un varón hacia otro que con frecuencia se daba en  contextos de cultos idolátricos paganos sin incluir  otras expresiones de erotismo ni   de amor homosexual.   No es extraño que ambos textos hablen de acostarse con un varón “como con una mujer” pues lo  inaceptable para las antiguas estructuras patriarcales era la feminización del varón que según los dictámenes de la cultura  se rebajaba a “actuar”  como una  mujer  cuya jerarquía social era inferior a la del varón.  Para ellos eso era denigrante, humillante  y obviamente reprensible.  Estos actos sexuales formaban  parte de una larga  lista de  prescripciones que prohibían  costumbres  que la Ley de Moisés consideraba  impuras” y “abominables”, tales como comer ciertos alimentos o tocar a la mujer que está en período de menstruación[2].  Desde un comienzo los cristianos  rechazaron las prescripciones de la Ley del Levítico junto con sus correspondientes reglas de pureza e impureza[3].  Por lo tanto no corresponde  que los cristianos se rijan por los preceptos de la Ley Hebrea.

 

¿Porqué entonces  destruyó  Dios las ciudades de Sodoma y Gomorra?

 

En ninguna parte de la Biblia se dice que Dios tan cruelmente castigó a estas ciudades por causa de la  homosexualidad de sus habitantes.  Cada vez que las Escrituras hablan del tema jamás mencionan razones     relacionadas con el sexo sino razones que  tienen que ver con la codicia, la gula, el ocio, la injusticia y la inhospitalidad de ese pueblo[4].  La interpretación homofóbica del relato de Sodoma nació con el cristianismo posterior a los apóstoles  y   se fue consolidando a partir del siglo V con la obra de San Juan Crisótomo que hizo de las relaciones  entre personas del mismo sexo el  único pecado de Sodoma.

Los varones de Sodoma  manifestaron su  falta de hospitalidad y rechazo    a la presencia de los visitantes recibidos por  Lot de  manera violenta humillando  su masculinidad, una costumbre común en las guerras y otros contextos hostiles de la antigüedad.  Es decir,  el punto de la historia no es el amor entre personas del mismo sexo sino el abuso en su peor y más aberrante  expresión.

 

¿Y que respecto de los  pasajes del Antiguo Testamento que dicen que no habrá rameras ni sodomitas en Israel?  (en referencia a Deuteronomio 23.17, 1 Reyes 14:24, 15:12,  22:46 y 2 Reyes 23:7).

Estos pasajes hacen referencia a los  prostitutos y prostitutas que ejercían su actividad en los sitios de culto paganos conocidos como “Lugares Altos”. Para traer mayor claridad bastará  tan sólo consultar algunas  versiones bíblicas fidedignas[5]. Los traductores de la versión  Reina Valera han cometido un grave error al colocar  allí  el  término sodomita   que    no sólo está ausente en los manuscritos más antiguos sino que recién fue acuñado  por primera vez como sinónimo de varón que mantiene relaciones homosexuales  en los tiempos de la Edad Media. 

 

Yendo al Nuevo Testamento, ¿Cómo se explica Romanos 1:26-27?

 

Para comenzar es fundamental la lectura de estos  versículos  en el contexto de los dos primeros capítulos de la carta a los Romanos -si no de la epístola entera. En concreto, las conductas  sexuales a las que  Pablo se estaría refiriendo en el capítulo 1 son el abuso sexual de los ciudadanos libres sobre los esclavos y esclavas, la prostitución, la  idolatría  y la pederastia, todas ellas costumbres  características del mundo grecorromano de su época.  Romanos 1:26 y 27 no habla de deseos “desorientados” sino de deseos “desmesurados” descriptos con palabras tales como lujuria, codicia, pasiones, lascivia y deshonra social[6].  La referencia a la “naturaleza” no responde a la concepción  estoica de ese  término sino al  mismo sentido  que Pablo emplea en otros pasajes como en 1 Corintios 11.14  donde  naturaleza se refiere a la  costumbre asociada  con las convenciones sociales de género que deberían ser respetadas. En tanto, cuando el apóstol habla de varones que abandonaron el uso de la mujer no parece estar hablando de aquellos varones que hoy   llamamos homosexuales ya que éstos nunca habrían tenido sexo con mujeres.

 

¿Y que decimos respecto de 1Corintios 6:9 y 1 Timoteo 1:10?

 

En estos dos textos Pablo menciona conductas de tal gravedad que quienes incurren en ellas quedarían excluidos de la familia de la fe.  En principio parece extraño e injusto que estas pudieran referirse a varones buenos   y amorosos  por el solo hecho de tener una relación afectiva y sexual con alguien de su mismo sexo. 

Las palabras  que el apóstol  utiliza  allí (en griego malakoi y arsenokoitai)  son raras, ambiguas y difíciles de traducir con exactitud. Pero una cosa es cierta: no se refieren a las personas del mismo sexo que establecen entre sí  relaciones de amor y compromiso.

En las últimas décadas estos términos han sido sometidos a un profundo escrutinio buscando hallar su real  significado en la literatura extra-bíblica.  Hoy estamos seguros que hacían referencia a personas inescrupulosas que abusaban  y comerciaban con el sexo.


¿En base a todo esto podemos sacar alguna conclusión?

 
La conclusión sería bastante simple: No existe fundamento bíblico serio para rechazar y condenar las relaciones responsables entre personas adultas del mismo sexo. En varias oportunidades la Biblia  afirma y aún exalta   las  relaciones que se basan en el amor y el mutuo respeto. No existe razón objetiva alguna para suponer  que Dios las desaprueba cuando se trata de personas del mismo sexo.

 
¿Entonces porqué una amplia  mayoría de los cristianos rechaza las relaciones entre personas del mismo sexo sobre la base de que las mismas son condenadas por la Biblia?


La homofobia, es decir el rechazo hacia las conductas homosexuales tiene una larga historia.  Aún aquellas culturas que tuvieron una posición afirmativa o neutra respecto de las relaciones entre personas del mismo sexo (como la griega o la romana, entre otras) experimentaron también formas incipientes de homofobia. 

Las conductas homosexuales –nunca prohibidas- eran solamente  aceptables mientras  fuesen varoniles y  activas. El afeminamiento, ya sea en los modales  o en la forma de presentarse, fue siempre ridiculizado, despreciado  y discriminado.   Mientras que la función del varón era dominar, los antiguos pensaban que  el afeminamiento corrompía esa dominación y ponía en peligro la masculinidad.  Todo esto no fue ajeno al  movimiento cristiano de los primeros siglos.  Pero más aún –y para peor-  en materia sexual este movimiento se nutrió abundantemente de algunas filosofías ajenas a la raíz hebrea tales como  el platonismo y el estoicismo  que sostenían que las únicas relaciones sexuales aceptables eran  aquellas cuya finalidad es la procreación y donde el placer no sólo era visto como inconveniente sino  también como  peligroso.  Y así se fueron sucediendo muchos siglos de oscurantismo cristiano en torno al sexo  y a las relaciones sexuales que fomentaron numerosos prejuicios que perduran  hasta nuestros días,  prejuicios que   se alimentan de la desinformación. 

La ignorancia y los prejuicios produjeron  la idea de que ciertos textos de la Biblia no sólo condenan algunas  conductas heterosexuales sino que además incluyen toda clase de  relaciones entre personas del mismo sexo sin darse  lugar a   un re-examen reflexivo de las Sagradas Escrituras.   Muchos creyentes ni siquiera se lo permiten, pues dan por sentado que lo que lo que se interpreta  sobre esos textos es incuestionable. 

Quienes logran despojarse del peso  de los prejuicios abriéndose al estudio y a la reflexión, pueden  comprobar que el mayor desafío para los cristianos en el día de hoy no consiste en como compatibilizar la homosexualidad con ciertos pasajes de la Biblia que parecieran condenarla sino mas bien en como reconciliar el rechazo, los prejuicios y la crueldad de la iglesia hacia los gays y lesbianas con el amor incondicional de nuestro Señor Jesucristo. Esa es la esencia del Evangelio.




[1] Algunos círculos cristianos evangélicos erróneamente definen la homosexualidad en función de la  “conducta” o “comportamiento” sexual entre personas del mismo sexo y no en base a la orientación sexual.  Tal argumento les resulta útil para predicar que se puede “salir” de la homosexualidad por lo que   dejar de ser homosexual  simplemente consistiría  en dejar de tener relaciones homosexuales.  Eso por supuesto  no significa que  la persona se haya convertido en heterosexual, sino que por el contrario, aquellos que dicen haber “salido” de la homosexualidad tienen que seguir luchando permanentemente contra sus atracciones homosexuales, lo que hace que sus  vidas se tornen  sumamente infelices estando  obligados a “actuar” constantemente como si su orientación fuese heterosexual.
[2] Algunos ejemplos: Lv 11:10-11;19:27;19:19;21:7;24:16;25:44 àResumen:  “No practiquéis ninguna de las conductas abominables que se practicaban antes de vosotros, ni os hagáis impuros con ellas” (18:30 BJ)
[3] Desde un principio como inaplicable debido el cumplimiento de la Ley en Cristo (à Ga 2:15-16; Ga 3:23:26; Ro 7:4-6; Ro 10:4; He 8:13)
[4] Por ejemplo Ez 16:49 y Lc 10:10-13
[5] Por ejemplo la Biblia de Jerusalén (BJ) y la Nueva Versión Internacional (NVI)
[6] De hecho en la antigüedad  se creía que las conductas  homosexuales eran el resultado de un exceso incontrolable  de lujuria y  pasión.

19 octubre 2012

REZO POR VOS


Yo se que soy difícil de entender: soy Cristiano, de izquierda y anticlerical. Pero básicamente creo que el país es de todos. En la época nefasta se decía que nuestro país era “occidental y cristiano” eso equivalía a decir que todo argentino que se precie debe ser un católico capitalista. Después de años de democracia evolucionamos hasta comprender la estrechez de esa definición.

Lo contradictorio es que nuestra presidente, mujer que se precia de ser una mezcla de progre - posmo, que acepta todas las libertades y se pelea con los curas retrógrados, lleva la bandera histórica izada en Malvinas en 1966 hasta la virgen de Itatí.

Con este acto vuelve al pensamiento “occidental y cristiano”. ¿No le pertenece esa bandera a todos los argentinos? ¿A quién le pidió permiso par llevar la bandera histórica al santuario de la virgen?

Ojo, no me malinterpreten. No se trata de que estoy en oposición a la iglesia católica porque no es así. Sólo veo que otra vez, la señora presidente niega con sus hechos su discurso.

08 octubre 2012

carta abierta a dos golpistas


Leyendo una carta que envía a las FFAA un tal Belgrano que por su apellido espero que no sea descendiente del gran Manuel quien se revolcaría en su tumba al tener  un descendiente golpista, pienso en la incongruencia de estos gusanos de ultraderecha.

Con el mayor desparpajo, pide el gorilón Carlos Belgrano a las Fuerzas Armadas que desobedezcan su propósito de ser y salgan a la calle a destituir la democracia. Yo nunca voté a este gobierno, ni siquiera cuando estaba Nestor quien dicen los entendidos era mejor que su esposa. Pero de allí a volver a ser pisoteados por las botas que trajeron destrucción, muerte y tortura a nuestra patria hay un paso gigante.

Pero tiemble señor Belgrano, ayer estuve cenando con un Teniente Coronel un, sargento y un cabo del Ejército y los tres me hablaron de su compromiso con la democracia y de lo detestable que es cuando el ejército no cumple con su misión. Eso es bueno, parece que hay una generación nueva que respeta las instituciones y eso es una mala noticia para usted.

Dice también el golpista Belgrano que “este modelo kirchnerista pretende abolir el Derecho de Propiedad Privada, estimulando el ingreso irrestricto de gente procedente del exterior, de dudosa y/o ninguna moralidad”. En eso estamos de acuerdo, si no hubiesen entrado tantos tanos de mierda usted no estaría en Argentina. ¿Pero no te diste cuenta pedazo de boludo que tu apellido es extranjero? ¿No te das cuenta que aquellas personas que odias son tus antepasados?. Lo mismo sucede con Cosme Beccar Varela, quien difundió dicha misiva.

Además que ese verso de que el kirchnerismo pretenda abolir la propiedad privada es  un cuento infantil, no nos olvidemos que la presidente habló en su discurso inaugural de un capitalismo serio. Además, no creo que la presidente esté en contra de la propiedad privada por el simple hecho que ella de eso tiene mucho.

Señor, le repito: no soy K ni por las tapas. Pero pretendo hacer una oposición seria desde las instituciones democráticas. Todo el que quiera sacar las Fuerzas Armadas a la calle discriminando a la gente por su color, religión o nacionalidad merece la prisión.

Señores Becar y Belgrano: espero con ansias el día en que Dios y la Patria se lo demanden

Invito a todos los lectores de la carta de Belgrano a repudiarla con vehemencia

Claudio Cruces

13 septiembre 2012

Arqueología de los derechos humanos


Miraba la publicidad de Gillete: un hombre la mitad peludo como un gorila y la otra mitad afeitado al ras y, por supuesto, con una hermosa joven admirando su afeitada y al verla pensaba: ¿Será la que usa Sergio Berni para que no nos demos cuenta que es un gorila?

Sin embargo sus palabras lo denuncian como tal cuando ayer el mentado secretario de seguridad de la Nación dijo que la culpa de la inseguridad era de los extranjeros latinoamericanos y lamentó no poder deportarlos.

El funcionario del gobierno que se llena la boca con los derechos humanos demostró que estos derechos que defienden son solamente arqueológicos cuando dijo en reportaje de una radio porteña que los robos a los edificios era culpa de los inmigrantes colombianos, la marihuana era culpa de los paraguayos y la cocaína manejada por peruanos.

A pesar de sus bárbaras declaraciones la ministra Nilda Garré no dijo esta boca es mía. Aunque sospecho que si esta barrabasada hubiese salido de la boca de Macri hubiéramos tenido tres días de cadena nacional destinados a horrorizarse del facismo opositor (en el que están involucrados tanto la ultraderecha como  aquellos zurditos funcionales)

El segundo de la ministra Garré es Senador en licencia y Mayor retirado del ejército y como referente K, un excelente defensor de los derechos humanos

11 septiembre 2012

HONOR Y GRATITUD

ALGUNAS FRASES MEMORABLES DE SARMIENTO PARA FESTEJAR EL DIA DE SU MUERTE:


El gaucho argentino: "Se nos habla de gauchos... La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos". Carta de Sarmiento a Mitre del 20/09/1861

"Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos?. ¿Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer". Del discurso en el Senado de la Provincia de Buenos Aires, 13/09/1859

"¿Lograremos exterminar los indios?. Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado". "El Progreso", 27/09/1844, "El Nacional", 19/05/1887, 25/11/1876

Masacre patriótica: "Necesitamos entrar por la fuerza en la nación; la guerra si es necesario" (1861). "Los sublevados serán todos ahorcados, oficiales y soldados, en cualquier número que sean" (1866). "Es necesario emplear el terror para triunfar. Debe darse muerte a todos los prisioneros y a todos los enemigos. Todos los medios de obrar son buenos y deben emplearse sin vacilación alguna, imitando a los jacobinos de la época de Robespierre" (1844). "La invasión de las Malvinas por parte de los ingleses es útil para la civilización y el progreso", El Progreso, 28/12/1842. En el tomo 4º, pág. 12 de sus obras completas se lamenta de la derrota de los ingleses cuando nos invadieron.

La Patagonia: "He contribuido con mis escritos aconsejando con tesón al gobierno chileno a dar aquel paso... El gobierno argentino engañado por una falsa gloria, provoca una cuestión ociosa que no merece cambiar dos notas. Para Buenos Aires tal posesión es inútil. Magallanes pertenece a Chile y, quizá, toda la Patagonia... No se me ocurre , después de mis demostraciones, cómo se atreve el gobierno de Buenos Aires a sostener ni mentar siquiera sus derechos. Ni sombra ni pretexto de controversia le queda". El Progreso, 11 al 28 de noviembre de 1842 y "La Crónica", 11/03/1849, 04/08/1849 y 29/04/1849. "Es una tierra desértica, frígida e inútil. No vale la pena gastar un barril de pólvora en su defensa. ¿Por qué obstinarse en llevar adelante una ocupación nominal?". "El Nacional", 19/07/1878.

El Pueblo Paraguayo: "Estamos por dudar de que exista el Paraguay. Descendientes de razas guaraníes, indios salvajes y esclavos que obran por instinto a falta de razón. En ellos se perpetúa la barbarie primitiva y colonial. Son unos perros ignorantes de los cuales ya han muerto ciento cincuenta mil. Su avance, capitaneados por descendientes degenerados de españoles, traería la detención de todo progreso y un retroceso a la barbarie... Al frenético, idiota, bruto y feroz borracho Solano López lo acompañan miles de animales que le obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya hecho morir a todo ese pueblo guaraní. Era preciso purgar la tierra de toda esa excrecencia humana: raza perdida de cuyo contagio hay que librarse". Carta a Mitre de 1872.

Democracia: "La muerte de Benavídez es acción santa sobre un notorio malvado. Dios sea loado." "El Nacional", 28/10/1859. "En las provincias viven animales bípedos de tan perversa condición que no sé qué se obtenga con tratarlos mejor". Informe a Mitre de 1863.

25 agosto 2012

diversidad Cristiana



Encontré este Blog y los invito a visitarlo:


Nuestra comunidad está formada por personas diferentes: en sexo y género, en procedencia religiosa y situación social; pero todas tenemos en común nuestra adhesión al mensaje solidario, abierto, buscador de justicia, de amor, de paz, que comunicó al mundo Jesús de Nazaret.

Tratamos de vivir de acuerdo con lo que El enseñó y practicó y por lo que perdió su vida en la cruz.

Celebramos el mensaje liberador de Jesús, una vez a la semana; leemos la Biblia, nos unimos en la fracción del pan y en la copa de la Alianza. Compartimos alegrías y problemas, tratando de ayudarnos en la medida de lo posible. Salimos de la celebración alegres y optimistas. Tratamos de vivir de acuerdo con lo que creemos y celebramos.



Por eso nos llamamos DIVERSIDAD CRISTIANA. La diversidad es variedad, desemejanza, diferencia. Somos personas diversas, que aspiramos a construir la unidad, a partir de la fe y el compromiso de contribuir a la creación de un mundo mejor que este.



Te invitamos a ser uno/a de nosotros/as. ¡Tengan paz!