18 mayo 2013

Jorge Rafael



Como miembro de la Junta Pastoral del MEDH y presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata deseo expresar mi sentir ante el fallecimiento por causas naturales del ex dictador Jorge Rafael Videla.
A él que no respetó ninguno de los derechos humanos de aquellos que consideraba sus enemigos sin importarle sexo, edad, condición social ni religión se le respetaron todos los derechos.
A él que no permitió la libertad de expresión e ideas censurando, en ocasiones hasta la muerte, a personas, periodistas y docentes se le permitió dar a conocer hasta desde la prisión y hace pocas semanas su amarga ideología de muerte y opresión.
A él que toleró la persecución de judíos, la prisión de Testigos de Jehová y la exclusión de los evangélicos le fue concedida la misa y el acompañamiento sacerdotal.
A él que no quiso juzgar a ninguno de los que persiguió con afán exterminador y estableció la condena de muerte para todo aquel que ubicara en la vereda de enfrente se lo juzgó en seis ocasiones, se lo encontró culpable en todas y siempre se lo condenó a cadena perpetua.
A él que hizo del ojo por ojo y diente por diente una ley implacable se lo respetó y cuidó hasta el último día de vida.
Ahora deberá afrontar el mismo juicio que Pilatos y Herodes y no pido de Dios misericordia sino justicia. Nada más ni nada menos que eso clamamos a ti, oh Dios, la justa condena para los que crucificaron a tu Hijo en más de treinta mil maneras diferentes.
Amén.

Carlos A. Duarte, pastor presidente
17/05/2013