14 agosto 2009

Martín Fierro (1° parte)

Estoy queriendo escribir sobre el gaucho
¿me ayudan a seguir con sus comentarios y críticas?
gracias



El gaucho Martín Fierro, fue escrito por José Hernández en 1872 siendo el presidente de la República Domingo Faustino Sarmiento, sin lugar a dudas, uno de los que más explícitamente odió a esta clase social.
Siendo Gobernador de San Juan escribe al presidente Mitre ("Dios los cría...): "No economice sangre de Gaucho, que es lo único de humano que tienen"
Quince años antes de la publicación del Martín Fierro, el mismo Sarmiento escribe que "el pueblo gaucho nos es hostil" (El Nacional, 2 de febrero de 1857) El mismo año que, en elecciones libres y democráticas, Domingo Faustino nos dice: "los gauchos que se resistieron a votar por los candidatos del gobierno fueron encarcelados, puestos en el cepo, enviados al ejército para que sirvan en las fronteras con los indios y muchos de ellos perdieron el rancho, sus escasos bienes y hasta su mujer"
Estas frases junto a muchas otras e innumerables actitudes, son el caldo de cultivo en el que la pluma de José Hernández encuentra inspiración.
Martín Fierro, no es la historia de un individuo ni las desventuras de un gaucho en particular. El libro refiere a una clase social perseguida con el fin de imponer el capitalismo en el río de la Plata.
La historia Argentina nos relata que quien más luchó para la independencia de la Patria, fue sin dudas el que más perdió. Ya que el gaucho vivía en plena calma, siendo en el mayor de los casos nómades o formaba familia y se transformaba en sedentarios tomando cualquier espacio de las pampas vírgenes para formar su rancho.
Sin embargo, esto cambiaría vertiginosamente en la época que nos relata Martín Fierro debido a la inserción bonaerense en la política agroesportadora mundial.
Tuve en mi pago en un tiempo
Hijos hacienda y mujer
Pero empecé a padecer
Me echaron pa la frontera
Y que iba a hallar al volver
Tan sólo hallé la tapera
Participó activamente en las invasiones inglesas, fue el héroe de la independencia, luchó en cuanta guerra era necesaria... y en las que no también. Participó del genocidio de la triple alianza, lo mandaron a la frontera a pelear con los indios y fue siempre carne de cañón de los poderes de turno:
Es el primero en la guerra
Pero el último en la paz
Sentenciará Martín Fierro.
En 1865 surge el código rural que con su artículo 298 cambiará para siempre las prácticas de miles de argentinos: "será declarado vago todo aquel que careciendo de dominio fijo y de medios conocidos de subsistencia perjudica la moral con su conducta y vicios habituales". De esta forma, el más heroico y aguerrido soldado de nuestra independencia pasa a ser ese gaucho marginal que hoy sus mismos asesinos reivindican.
Es así como, entre las décadas de 1860 y 1880, El capitalismo agrario debe progresar en Buenos Aires y lo hace fertilizando su suelo con sangre india y gaucha. Para establecer el capitalismo en nuestras tierras es para lo que a Sarmiento le pareció útil no economizar la sangre del gaucho.