17 octubre 2014

¿A que le temen los que temen?

Si bien la inseguridad es un problema real que merece nuestra atención y políticas de Estado serias, también es cierto que el miedo es una política de control que los poderosos usan para mantener la “paz” social.
Todas las clases sociales tienen miedo. Algunos a la policía, otros a ser expulsado de sus casas con precarios papeles, otros a los pobres. ¡Cuánto miedo se les tiene a los pobres. Qué no pases por la vereda de a
quel barrio, que cuidado con las villas, que los negritos son ladrones…. En fin, una serie de prejuicios que los que dominan han impuesto a la clase media para mantener el orden social. Y ¡cómo me molesta esa palabra!: ¡Orden!. Orden y miedo son las palabras del dominio imperialista.
Pero ¿A que le temen los que temen? La verdad es que el miedo de la clase media alta está dirigido no tanto a perder la vida como a perder los bienes. Por eso las leyes que condenan los delitos contra la propiedad presentan más condenas que los delitos contra la vida.
La clase media tiene un miedo constante a perder su condición de clase. A que le saquen el auto nuevo, a que le roben sus ahorros. Y como su condición de clase es tan precaria que en cualquier momento caen en la pobreza, se aterrorizan. Las clases dominantes tienen nuevos esclavos: la clase media.
Recuerdo el esquetch de Olmedo cuando el pobre empleado le iba a solicitar al patrón alemán: ¿podría irme a casa hoy?, es que mi hija cumple 15 años y todavía no la conozco. El patrón lo trataba de vago, lo amenazaba con dejarlo sin trabajo y lo seguía esclavizando.
Bajando del colectivo, un hombre salía de su casa y al verme entró corriendo y espiaba por una hendija a ver cuando pasaba para poder salir tranquilo. Así no se puede vivir. Han sembrado el odio, el miedo y la desconfianza para poder vigilarnos mejor. En cualquier momento nos ponen las “telepantallas” de las que habla Orwell en nuestras habitaciones y nosotros agradecidos.
Es hora de salir del miedo, correr riesgos porque la vida es un riesgo, de aprender a ser humanos y darnos cuenta quienes son los inventores del miedo. Fijarnos quien impuso el miedo en la sociedad. A esos si hay que temerles