21 julio 2007

Todos semos inyenieris

Sabemos, por haberlo estudiado innumerables veces, o simplemente porque a la vista es obvio, que el capitalismo genera no sólo una economía basada en el valor, sino que su ética también tiene los mismos parámetros. El capitalismo da valor a las personas no por lo que la persona es, sino por lo que posee. Sin duda que esto lleva a muchos a ser consumidores compulsivos (cuanto más tengo, más soy)
Poseer bienes, títulos, propiedades, mercancías, hace al hombre capitalista sentirse mas valorado. Le da jerarquía. Es más hombre porque posee más.
Entonces: ¿de qué nos asombran Blumberg y Télerman? ¿De qué los condenamos si sólo usaron la lógica cotidiana del capitalismo que predican (y que muchos votan)?