10 noviembre 2011

quien vive de prisa no vive de veras

Hace ya diez años

que recorro el mundo.

¡He vivido poco!

¡Me he cansado mucho!

Quién vive de prisa no vive de veras,

quién no echa raíces no puede dar frutos.

Ser río que recorre, ser nube que pasa,

sin dejar recuerdo, ni rastro ninguno,

es triste, y más triste para quién se siente

nube en lo elevado, río en lo profundo.

Quisiera ser árbol mejor que ser ave,

quisiera ser leño mejor que ser humo;

y al viaje que cansa

prefiero terruño;

la ciudad nativa con sus campanarios

arcaicos balcones, portales vetustos

y calles estrechas, como si las casas

tampoco quisieran separarse mucho...

Estoy en la orilla

de un sendero abrupto.

Miro la serpiente de la carretera

que en cada montaña da vueltas a un nudo;

y entonces comprendo que el camino es largo,

que el terreno es brusco,

que la cuesta es ardua,

que el paisaje es mustio...

¡Señor! ¡ya me canso de viajar! ¡Ya siento

nostalgia, ya ansío descansar muy junto

de los míos!... Todos rodearán mi asiento

para que les diga mis penas y mis triunfos;

y yo, a la manera del que recorriera

un álbum de cromos, contaré con gusto

las mil y una noches de mis aventuras

y acabaré en ésta frase de infortunio:

-¡He vivido poco!

-¡Me he cansado mucho!

José Santos Chocano