Entradas

Mostrando las entradas de octubre 15, 2006
Antropología teológica

Soy una astilla de tierra que vuelve
Hacia su antigua raíz mineral[i]

El primer libro de la Biblia, en dos relatos distintos (Gñenesis 2:4b – 25 y Génesis 1:1 - 4:a) nos habla de un hombre creado a imagen y semejanza de Dios. Sin embargo, este hombre se diferencia de su creador precisamente porque fue creado.

El segundo relato nos habla de un hombre creado “como el polvo de la tierra”[ii] (2:7). En este sentido pues, el hombre se diferencia de su creador; el mundo en el que fue creado y del que fue tomado lo define. Es algo paradójico: aquello de lo que Dios prescinde al hombre lo define. El “no ser” de Dios, forma parte del “imago Dei”.

Es que el mundo y el tiempo son conceptos ontológicos. Podemos decir que no existiría hombre sin mundo, tampoco existiría el mundo sin el ser humano. No podemos definir al ser humano fuera del contexto del “polvo” del que fue tomado. Tampoco fuera del tiempo, del que podemos decir lo mismo: “no …