16 junio 2007

DERECHOS, HUMANOS....
Y MEDIO BOLUDOS

Ayer fue jorge telerman. el afrancesado jefe de gbno. porteño resulto
no ser "licenciado". Ahora, investigación mediante de pagina 12,nos enteramos que
j.c.blumbrg, no es "ingeniero".
Soy un convencido que para ser una buena persona,un ciudadano decente, no hace falta título alguno. mi padre no termino la escuela primaria y es un ejemplo para mi.
Telerman y blumberg tampoco necesitan títulos para darnos cuenta de lo que son.
El primero, se abrazaba con anibal ibarra, y era su tímido segundo.Pero después de la tragedia de cromagñon, este se quedo con la jefatura de gobierno.
El malo fue el otro, y el, se quedo ejerciendo un cargo para el cual no había sido elegido, y lo que es peor, despegándose de toda responsabilidad de la tragedia.
Después de todo, eran unos rockeritos faloperos...habrá pensado muy en su interior. telerman ya tenia lo que quería: poder
Esa es la droga que consumen nuestros gobernantes. son adictos a el, y hacen cualquier cosa para conseguirlo. tal cual los pobres pibes con el paco. matan, mienten, violan. Todo por la droga.
El ahora "ex " ingeniero blumberg, utilizó la muerte de su hijo como trampolín mediático. entonces se lo vio en la mesa de mariano grondona. Allí, juntos, se frotaban las manos pidiendo mano dura, represión, el ejército en las villas, y todas las cosas que mariano tanto extrañaba después, la sociedad facista argentina lleno plazas y aplaudió a su nuevo ángel rubio. Despues, al ángel se le cayo la careta, y mostró su cara de demonio: un pibe morocho y pobre de Mendoza, murió en las mismas circunstancias que su hijo Axel. "pero mi hijo tenia una carrera por delante...", esgrimió como argumento para justificar que hay vidas mas valiosas que otras...
Como dije al principio: no hace falta tener un título para ser mejor persona y los argentinos ya tuvimos uno. en el proceso fuimos derechos y humanos.."
Hoy, si seguimos votando a toda esta camada de delincuentes disfrazados de señores, tendremos uno nuevo: nos recibiremos de boludos.

-Sergio Cerri-