23 junio 2008

¿Y con esto que hacemos?

Un informe elaborado por la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) sostiene que el sector agropecuario bonaerense le debe al fisco 330 millones de pesos y que, además, un 15 por ciento de los emprendimientos se encuentran en una situación “totalmente irregular”.

Las cifras son el resultado del programa de Control Fiscal Agropecuario- un sistema de información que comenzó a ser aplicado en 2004-,y representan las principales irregularidades detectadas en el campo bonaerense durante los últimos años.

El organismo que encabeza Santiago Montoya alertó que el monto podría triplicarse si se contemplan las evasiones de otros eslabones de la cadena productiva, como por ejemplo, las empresas de agroquímicos, acopiadores e industrias molinera y aceitera.

ARBA destaca también que las transacciones concretadas a través de trueques o canjes de granos permiten eludir el pago de los anticipos sobre acreditaciones bancarias. Un mecanismo que podría representar hasta el 49 por ciento del volumen total negociado.

La Agencia también revela que sólo se utiliza semilla fiscalizada en el 18 por ciento de las hectáreas sembradas con soja y que existen importantes inconsistencias, del orden de los mil millones de pesos, en la valuación declarada para el Impuesto Inmobiliario Rural. Además, sostiene que existen 10.135 silos no declarados, por un valor que ronda los 500 millones de pesos.

Por otra parte, el organismo sostiene que sólo en uno de cada cuatro contratos de arrendamiento está pagado el Impuesto de Sellos, provocando una evasión que alcanza los 38 millones de pesos.

En cuanto a la subdeclaración del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, ARBA estimada una evasión de 93 millones de pesos en el año fiscal 2007.