19 enero 2008

Acerca del Buen Humor
El mayor enemigo del humor es el fundamentalista y el dogmático. Nadie ha visto sonreír a un terrorista o esbozar una sonrisa a un severo conservador cristiano. Generalmente son tan tristes que parecen que fueran a su propio entierro. Basta ver sus rostros crispados. No es raro que sean reaccionarios y hasta violentos.
En última instancia, la esencia secreta del humor reside en una actitud religiosa, aunque esté olvidada en el mundo profano, pues el humor ve la insuficiencia de todas las cosas frente a la Realidad Última. El humor y la fiesta revelan que hay siempre una reserva de sentido que todavía nos permite vivir y sonreír.
Leonardo Boff
artículo completo en

15 enero 2008

De teólogos de escritorios a hombres del camino

Cuando visité al hombre en su casa de Pergamino tenía 60 años y estaba postrado en su cama desde el nacimiento. Sin embargo se lo veía saludable, muy leído, con una gran cultura general.
Hablamos hasta que el ocaso nos dejó ciegos. Sin prender la luz, sin vernos las caras, tuve el coraje de preguntarle: ¿Qué fue lo que sucedió que lo dejó postrado?.
No, me dijo, no me pasó nada, sólo que antes de caminar quise saber bien las teorías de cómo se camina. Conocer los músculos, las articulaciones. Estudié física, anatomía, química. Leí libros enteros de locomoción, de mecánica, hasta de mística. Una vez que tuve la respuesta teórica de porqué y cómo el hombre camina, mis músculos se habían atrofiado y no tenían marcha atrás.

Cómo el hombre del cuento, hay muchos falsos teólogos que se sientan en su escritorio para estudiar la teoría del evangelio. Buscan las palabras en griego, hebreo, coiné. Se fijan qué dijo cual o tal teólogo (siempre europeo) y teorizan hasta sobre la praxis. Tanto teorizan que sus músculos espirituales se atrofian. Ese es el justo momento en que comienzan a criticar a los que caminan.

Claudio Cruces

13 enero 2008

Lobos disfrazados de cordero
Hay que tener mucho cuidado con estos que Jesús dio en llamar “lobos disfrazados de corderos”. Son aquellos que se hacen progresistas y ocultan un carácter reaccionario.
Estamos llenos de “lobos disfrazados de corderos”: conservadores que se disfrazan de progre, paramilitares disfrazados de guerrilleros, meretrices que se dicen monjas. Intelectuales que se disfrazan de izquierdosos para ocultar su poca intelectualidad de derechosos reaccionarios y repugnantes.
Hoy pro es Macri, lo fue Alzogaray. Gente que mató a una oveja para sacarle la piel, disfrazarse y comernos crudos cuando menos lo esperamos.
¡Cuidado! ¡Mucho cuidado!