Entradas

Mostrando las entradas de noviembre 17, 2013

SINCRETISMO Y NAVIDAD

Imagen
En mi infancia, aunque mis padres no eran creyentes, siempre se respetaron las tradiciones religiosas. En navidad, por ejemplo, armábamos el arbolito con adornos multicolores y luces intermitentes debajo del cual, el viejo gordo que nunca se acuerda que acá es verano, traía regalos para todos, chicos y grandes. El pesebre con María, José, el niño Dios, un burro, una vaca, pastores y ovejas a granel decoraba el mueble del comedor. En esa época Jesús, todavía era parte de la navidad, se hablaba del nacimiento y de los reyes magos que vendrían quince días después. Más tarde me dijeron que Jesús no nació en diciembre sino, posiblemente en marzo. Que la navidad es una fiesta que viene de otros lares y que la iglesia primitiva adoptó mucho tiempo después de la muerte de Jesús para sustituir dicha fiesta pagana por una tradición cristiana. Así que Jesús no nació un 25 de diciembre, día en el cual los argentinos comemos todas comidas europeas hasta el hartazgo. Nueces, almendras y avellanas…